Blog
LA VACUNA CONTRA EL COVID-19, un relato del sentido de urgencia mundial

Se ha cumplido un año ya desde que China anunciaba a la OMS y posterior al mundo los primeros casos de un nuevo tipo de enfermedad pulmonar o neumonía, sin saber la caja de pandora que abriría y el cambio radical que al mundo nos daría. Semanas después recibiría el nombre de SARS-CoV-19, es decir, COVID- 19 (Coronavirus).

En su última conferencia ofrecida del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacó los avances realizados en la lucha contra el SARS-CoV-2, no sin reiterar el llamado de alerta a la humanidad donde mencionan que, “esta pandemia, pese a la devastación que causó durante el 2019, podría no ser la peor que enfrentamos, por lo que debemos estar preparados”, advirtió la OMS.

El doctor Mark Ryan, jefe del programa de emergencias de la OMS, reconoció que esta pandemia “ha sido muy severa, se propagó extremadamente rápido y ha afectado a todos los rincones de este planeta”, aseveró en conferencia, sin embargo, estas palabras no fueron las más fuertes, sino que, además, aseveró que esta pandemia no es necesariamente la más grande que se puede esperar”.

Dichas estas palabras provenientes de los expertos, no nos queda la duda que, esta pandemia no solo es una de las más fuertes, mortales y terribles por las que un planeta entero se ha doblegado, un planeta con millones de habitantes recorridos a lo largo y ancho de todos los continentes, sino que, además, la promesa y tal anhelada llegada de la vacuna, nos hace replantear y saber que no es “la cura”, pero si el medio para avanzar.

El virus SARS-COV-2 es un virus muy transmitible, más que comprobado se tiene la tasa de mortalidad que posee y la magnitud de su expansión. Si tenemos que recapitular, decimos sin temor que, no se puede bajar la guardia, no se puede, no se debe pensar que “tenemos una nueva normalidad”, no se debe pensar que no hay problema si existe acercamientos o reuniones “pequeñas”. Este virus ha privado a mucha gente de lo que hoy miran de lejos, “su vida” y otros tantos más, se ha llevado seres queridos. Las medidas sanitarias no son negociables y eso debe entenderse.

La noticia de que hay vacuna para el coronavirus, después de casi un año, por fin está lista y el mundo se quiere formar en la fila para recibirla. Pero… ¡sí!, casi siempre hay un, “pero”, y es que, entre especulaciones, ilusiones y curiosidades, no todo es alentador, o, mejor dicho; el panorama no es tan idílico como pensábamos.

La OMS, en relación a la vacuna, enfatiza que aún queda por ver que tan bien se aplica y sobre todo qué tan cerca estamos de un nivel de cobertura que nos de la oportunidad de apuntar siquiera a pensar en la eliminación, como se ha visto con la polio o el sarampión, sin embargo, ante estas palabras también declaró que las vacunas no garantizan la erradicación de un virus.

El jefe de emergencias de la OMS declaró que “la existencia de una vacuna, incluso con alta eficacia, no es garantía de eliminación o de erradicar una enfermedad infecciosa” y que esa “es una valla muy alta como que ahora mismo se pueda superar”

Esta situación y el trabajo de los organismos de salud, se encuentran enfocados en salvar vidas, controlar la epidemia para que todas las personas puedan volver a la normalidad, y como ellos lo mencionan, “ya después lidiar con el objetivo de ser capaces de erradicar o eliminar el virus” y claro, esto no sucede de manera unilateral, la población y el mundo en general deberá optar por decidir si seguir las medidas sanitarias o alargar esto más en el tiempo.

Con la llegada de la vacuna, siendo Reino Unido el primer país en iniciar operaciones de inmunización masiva contra el SARS-Cov-2, llevó a cabo la aplicación de la vacuna desarrollada por Pfizer/BioNTech. Se trata de la vacuna que más rápido a pasado de ser un concepto a una realidad. Ahora, pensar en la erradicación sin duda es una valla muy alta, pero de momento ya al menos hay una esperanza.

El 23 de diciembre de 2020, México se convirtió en el primer país de Latinoamérica n recibir el primer cargamento con 3 mil dosis de vacunas procedentes de Bélgica y con el respaldo del laboratorio Pfizer, dicha vacuna fue presentada con el 95% de efectividad. Con este primer cargamento, México comenzó la víspera del 24 de diciembre su campaña de inmunización frente a un panorama en repunte de contagios y muertes.

Imposible pensar que ha llegado la solución y el “aquí no pasó nada” pronto vendrá. Ha sido un largo y difícil año y camino que, al menos hasta el día de hoy, aún no concluye, asi que no nos queda más que seguir con la responsabilidad civil y personal de mantener las medidas, de acatar las indicaciones y dejar de lado aquellos “mitos” que fueron propagados durante este año, “mitos” que, más adelante tendremos tiempo de analizar.

Finalmente, antes de cerrar el año, la vacuna contra el Covid-19 llega a México como un respiro en medio de la aceleración de la pandemia, sin embargo, todavía no una solución final y no hay que dejar de lado, las aseveraciones realizadas por la Organización Mundial de la Salud, que enfatizan en el hecho de que tenerla no garantizan la erradicación de un virus.


BBC News - https://www.bbc.com/mundo/noticias-55478369, https://www.bbc.com/mundo/noticias-55405772
Grupo Expansión https://expansion.mx/mundo/2021/01/06/china-asegura-que-su-vacuna-es-efectiva-contra-las-variantes-del-covid-19
Organización Mundial de Salud - https://www.who.int/es/news/item/30-12-2020-covid-19-anniversary-and-looking-forward-to-2021